Artículos

Libros de pintura y café

La lluvia me había dado tregua, pero empezaba a urgir resguardarme en algún lado. Tardé un buen rato en escoger una cafetería. Habiendo pasado por delante de varios establecimientos ninguno parecía convencerme (de nuevo). Al final, me decidí a detenerme frente a una cuyas cristaleras tenían unas grandes letras de color verde. He de reconocer que siento cierta debilidad por el verde. Me dirigí hacia ella y me paré en la entrada, confusa: parecía estar cerrada. Era bastante grande y oscura y, para mi pesar, ante un primer vistazo no encontré atisbo de vida en su interior. Sin embargo, algo llamó rápidamente mi atención: unas estanterías repletas de libros decoraban las paredes de la segunda planta. Me encantan los locales con libros. No hizo falta mucho más para animarme a confirmar si el sitio estaba realmente cerrado. Sentí cierta alegría al descubrir una puerta mimetizada entre las grandes cristaleras que…

El abeto

El otro día se me antojó leer un libro en un pequeño parque en pleno centro de Madrid. Tenía que hacer tiempo para un evento y se me ocurrió que era una buena idea aprovecharlo para proseguir con una de mis lecturas. Busqué un lugar lo más apartado del bullicio posible y, a la vez, lo más cercano a la naturaleza que se te permite en el corazón de una gran ciudad. Me recuerdo caprichosa a la hora de escoger el banco en el que me iba a sentar. Para mi era algo importante. Me había propuesto exprimir mi experiencia de lectura al máximo. Debía de ser un banco recogido, apartado de la carretera, pero a la vez con unas bellas vistas a la vegetación y al cielo de Madrid. Al final, después de no convencerme ninguno de los disponibles, retomé mi camino de vuelta y elegí uno aleatoriamente en…

La vida

Escondida, expuesta, la vida se muestra allá donde vayas, allá donde aquellos ojos entrenados sean capaces de verla. Orgullosa de su existencia, sea cual sea su expresión, no dudará en invertir toda su energía para continuar su viaje, encontrando siempre el rumbo de vuelta a su camino. Esa búsqueda de sentido que se encuentra dentro de cada ser, ese poderoso imán que nos invita sin dudar, implacable, a bailarle a la vida, a honorarla, a valorarla, está maravillosamente incrustado en nuestros genes y en nuestra alma al compás de la supervivencia. Todos los seres, cada criatura que tiene la fortuna de formar parte de esta vida conjunta y compartida, incluyendo los entornos donde habitan, sin excepción; vibran bajo la misma música. La vida es capaz de escuchar esta melodía y responder esplendorosa mostrándose en el florecer de las plantas y en el madurar de los frutos, en el planeo de…

Navigate