Blog

Etiquetas a la vida por miedo a no saber

Ponerle una etiqueta a cualquier aspecto de la vida es limitar nuestra ya restringida percepción sobre la misma. Es distorsionar una realidad previamente manipulada por nuestros sentidos, por nuestra mente y por nuestra conciencia. Aunque las etiquetas nos ayudasen a recorrer caminos en los que temporalmente encontramos sentido como ávidos seres de aprendizaje que somos, nuestra excesiva identificación con ellas resulta cuanto menos peligrosa. Esto supone restringir nuestra creatividad, nuestra imaginación y nuestra flexibilidad a la hora de considerar otras alternativas igualmente válidas en un mundo de infinitas interpretaciones. De esta manera aprendemos pronto a rechazar toda realidad que difiera de aquella en la que nos hemos visto reflejados. Muchos caemos en la locura de destinar todo el sentido de nuestra vida a alguna de ellas, pues consideramos que define nuestra identidad. ¿A cuánto valor de la vida hace juicio una sola etiqueta? ¿Cómo siquiera podemos atrevernos a juzgarla a…

El arte de dejarse vivir

Cualquier excusa es perfecta, para no estar aquí. Y lo digo medio avergonzada y medio orgullosa por ser una experta consciente en evadir la vida. Con prestar un poco de atención, nos damos cuenta de que se encuentra en el boca a boca de todo el mundo. Es un hábito social envenenado, pero aceptado. Por eso hay que aprender a observarlo desde fuera, encontrándolo en primer lugar en nosotros. Se puede percibir en la impaciencia, en las idas y venidas al pasado y al futuro, en las inseguridades, en la incapacidad de lidiar con la incertidumbre. Vivir sin saber qué se va a vivir, sin planes ni alternativas. Dejarse vivir.  La naturaleza siempre parece tener las respuestas para todos mis problemas, por eso acudo a ella cuando me siento vacía, cuando he caído en el error de no querer estar donde estoy. Ella tan radiante y esplendorosa en toda su…

El último día de mi vida

Para valorar más tu propia vida, muchos recomiendan realizar un diario de la gratitud. Dicen (y corroboro), que da muy buenos resultados en cuanto a su objetivo es, adquirir el hábito de ser una persona más agradecida. No son pocos los expertos en el campo de la psicología y la psiquiatría que encomian dicha práctica debido a su capacidad de incrementar nuestra sensación de plenitud y felicidad. A través de mi experimentación con ella, me encontré con un tesoro inesperado en mi camino. Me di cuenta de que las cosas por las que me sentía agradecida tenían un mensaje de fondo, algo en común. Empleando dicho conocimiento comencé inconscientemente a describir cómo querría que fuese el último día de mi vida. Así, he tenido la oportunidad de fantasear con él, de anticiparlo. ¿Porqué tengo que esperarme a esos últimos instantes para adquirir la capacidad de exprimirlo todo a consciencia, si lo puedo…

Cree en ti y harás de este mundo un lugar mejor

Cuantas más personas conozco más me fascina el ser humano. Es apasionante escuchar las historias de la gente, sus sueños, sus problemas y sus preocupaciones. Te das cuenta de lo asombrosamente parecidos que somos aunque nos empeñemos en reforzar aquello que nos hace diferentes. Sin embargo, hay una cosa que siempre me causa cierta tristeza cuando conecto con alguien. Es cuando percibes que ha tirado la toalla. Cuando una vez más, se ha conformado con vivir. Existe un potencial enorme en cada persona. Todos somos únicos y especiales, pero la mayoría escogemos llevar vidas cómodas que no nos causen muchas complicaciones. En general, el camino más transitado tiende a ser el camino más fácil. Entonces, cuando interactúo con alguien que parece haber tomado la misma decisión, descubro una voz que grita desesperada desde mi interior: ¡despierta! ¿No ves lo grande que eres? ¡Por favor, escúchame! ¿Por qué no te ves…

Aprender a confiar

Las personas. Enormes mundos de infinitas posibilidades. Tan diferentes y tan parecidas a la vez. Distintas en la apariencia, idénticas en la verdad. Parecen entrenadas para detectar esas superfluas disparidades exteriores entre ellas para así ante el mínimo indicio dar media vuelta e irse por otro camino. ¿Por qué hemos aprendido a establecer tan rápido juicios de los demás? ¿Por qué la regla ha pasado a ser la desconfianza? Da la sensación de que nos encontramos en un inconsciente pero constante estado de alerta. Tenemos miedo de que nos hagan daño, tenemos miedo de sufrir. Eso deriva en que nos cueste más confiar, mostrar nuestro lado más vulnerable, ese que realmente nos hace humanos. Dicen que cada vez carecemos más de la habilidad de establecer relaciones de calidad. No creo que esté muy desorientada al señalar de nuevo al mismo origen. El miedo. Ese destructor de confianza, de lazos humanos,…

¿Por qué Spreading Consciousness y un diente de león?

Todo esto también está brevemente comentado en el apartado que escribo sobre el motivo por el cual decidí crear una página web y hablo un poquito más sobre mí. El nombre de mi página está relacionado, obviamente, con el objetivo de la misma: difundir un estilo de vida más consciente con el resto de personas y seres vivos y fomentar la reconexión y el respeto por la naturaleza. Pero de nada serviría informar y dar motivos para llevar una vida más cercana con el entorno natural cuando a nivel interior no existe un trabajo previo, tanto en la persona que transmite como en los receptores. El mensaje va a llegar más fácilmente a aquellos que ya han recorrido cierto trecho en el camino del autoconocimiento. De ahí que esté tan sumamente interesada en cuestiones espirituales y de crecimiento personal. Para poder llegar a comprender la importancia que tiene la naturaleza en…

¿Por qué deberías escuchar podcasts?

He de reconocer que cuando me propongo o encabezono con algo, no hay quien me pare. Teniendo en cuenta lo impulsiva e intensa que soy, en el caso de los podcasts no iba a ser menos. A pesar de que hace bastante tiempo atrás que mi padre empezó a intentar motivarme a escucharlos alegando una interesante utilidad de cara a aprender inglés, no fue hasta que sentí la necesidad y curiosidad por mi misma cuando me decidí a abrir de par en par esta puerta de aprendizaje. Desde entonces, no han dejado de estar presentes en mi rutina diaria y son mis fieles acompañantes allá donde voy. Es muy poco probable que no te gusten los podcasts Quizás nunca hayas escuchado hablar de podcasts anteriormente. Igual has probado unos pocos, frecuentemente sobre idiomas, y no los has vuelto a retomar. Puede también que, directamente, no te haya convencido la experiencia.…

Lo que aprendí durmiendo en la calle

Frío en los huesos. Todos hemos oído esa expresión alguna vez a lo largo de nuestras vidas. Sin embargo, muy pocos podemos decir, afortunadamente, que lo hayamos experimentado en nuestros cuerpos. Era un día de primeros de diciembre. Aunque con frecuencia se escucha que el frío ya no es el que era, aquella noche prometía no defraudar al orgulloso invierno. Esa tarde acudí a un evento cuyo objetivo consistía en acercar a la gente la problemática de las personas sin hogar, reclamar sus derechos y darles voz.  El motivo que me llevó a asistir más que una profunda empatía hacia nuestros allegados más olvidados, fue egoísta. Personalmente siento una gran atracción hacia las nuevas experiencias. Siempre que tengo una oportunidad de aprender algo nuevo o de ponerme a prueba no la dejo escapar. Esta vez quería acercarme a la situación de estas personas que tan poco familiar era para mi.…

Mira más al cielo

Y menos al suelo, añadiría. Si te fijas por la calle, ¡casi todo el mundo anda mirando al suelo! Parece que esté de moda evitar mirarnos a los ojos y, en su lugar, refugiar la vista sobre nuestros pies. No es que tenga algo en contra de los pies o el suelo, pero me he dado cuenta de que cuanto más miro hacia arriba y menos miro hacia abajo, mejor me siento. ¿Y lo bien que se siente mirar el cielo? Estoy segura de que psicológica y fisiológicamente debe haber una razón detrás de esto, e intuyo que no soy la única a la que le ocurre. Es posible que, de manera inconsciente, creemos un refugio individual mirando al suelo. Yo lo interpreto como una señal de inseguridad y vulnerabilidad, al menos en mi propia experiencia, he descubierto que cuando miro mucho al suelo es cuando más dispersa e inestable…

Lo mejor siempre está por llegar

Tiendo a ser una persona bastante soñadora. Me gusta mirar la vida con entusiasmo, con intriga, con curiosidad. Esto me ha llevado a cuestionarme con frecuencia cómo sería verla a través de los ojos de otras personas. Solía decir que me gustaría poder tener la oportunidad de vivir muchas vidas diferentes. Así podría probrar cómo sería ser, por ejemplo, actriz, cantante, pintora o bailarina. Ser experta en tiro con arco, una excelente jinete, dominar un arte marcial o hablar muchos idiomas. Nacer en pueblos pequeños o en grandes ciudades, en diferentes países y continentes y, sobre todo, poder compartir mi historia con la de muchísimas personas. No deja de ser un anhelo de búsqueda el querer adquirir todas esas vivencias. Experimentar, aprender, acumular… ¿qué estoy persiguiendo realmente? He terminado identificándolo como una falta de apreciación de mi propia vida. Debo confesar que vivir varias vidas todavía me parece algo muy…

Navigate