compasión

5 Posts Back Home

Pido perdón y doy las gracias

Pido perdón, por haber tardado tanto en atreverme a escucharte. Pido perdón, por las incoherencias que he ido arrastrando por el camino. Pido perdón, por dejar que en mis palabras y acciones hablase el miedo. Pido perdón, por no haber tenido el valor de defenderte cuando debería haberte defendido. Pido perdón, por haberme decepcionado a mi misma en algunos de mis pasos. Pido perdón, por las veces que hice de lo necesario lo imposible. Pido perdón, por las veces que deseé retirarme del campo de batalla y tirar la toalla. Pido perdón, por no haber podido sacar lo mejor de mi. Pido perdón, por cada juicio que hice, sobre todo aquellos que realicé sin amor. Pido perdón, por todas las veces que mis acciones no estuvieron dirigidas desde la comprensión y la compasión. Pido perdón, por todas las veces que me olvidé de vosotros, de la naturaleza, del mundo. Pido…

No me harán jamás dudar

No me harán jamás dudar aquellos que no ven la belleza de cada día, aquellos que no se atreven a encontrar la luz que emana cada sonrisa, aquellos que se conforman con vivir ajenos a la realidad. No me harán jamás dudar aquellos que se cuestionan lo que importa en la vida, aquellos que no tienen el coraje de alzar la voz por todo aquello olvidado, aquellos que se conforman con ser, cuando pudieron aportar lo inimaginable. No me harán jamás dudar aquellos que se olvidaron de soñar, jugar y reír de corazón, aquellos que nunca se han atrevido a rescatar los sueños de su infancia, aquellos que dejaron de creer en los imposibles. No me harán jamás dudar aquellos que se perdieron a sí mismos por el camino, aquellos que se olvidaron de escuchar su propia voz, aquellos que decidieron dejar de escuchar la de los demás. No me…

Lo que aprendí durmiendo en la calle

Frío en los huesos. Todos hemos oído esa expresión alguna vez a lo largo de nuestras vidas. Sin embargo, muy pocos podemos decir, afortunadamente, que lo hayamos experimentado en nuestros cuerpos. Era un día de primeros de diciembre. Aunque con frecuencia se escucha que el frío ya no es el que era, aquella noche prometía no defraudar al orgulloso invierno. Esa tarde acudí a un evento cuyo objetivo consistía en acercar a la gente la problemática de las personas sin hogar, reclamar sus derechos y darles voz.  El motivo que me llevó a asistir más que una profunda empatía hacia nuestros allegados más olvidados, fue egoísta. Personalmente siento una gran atracción hacia las nuevas experiencias. Siempre que tengo una oportunidad de aprender algo nuevo o de ponerme a prueba no la dejo escapar. Esta vez quería acercarme a la situación de estas personas que tan poco familiar era para mi.…

Confía en los demás

Como Don Quijote luchando contra molinos de viento, combatimos gigantes ilusorios. Lo que nos diferencia es lo lejos que hemos llegado en el campo de batalla. No olvidemos que a todos nos une la misma contienda. Ante este desafío compartido, lo más humano sería tendernos la mano y afrontarla juntos.

Navigate